El Departamento del Tesoro de Estados Unidos difundió una lista de 210 personas cercanas al presidente ruso, Vladimir Putin, que podrían ser sancionadas por su supuesta injerencia en las elecciones presidenciales del 2016, donde el magnate Donald Trump resultó electo.  

La lista está compuesta por 114 funcionarios del Gobierno de Rusia y 96 empresarios, incluidos el primer ministro, Dimitri Medvedev, y el titular de Relaciones Exteriores, Serguei Lavrov.

En un tono sarcástico, Putin aseguró sentirse “ofendido” por ser excluido del listado y calificó la medida de estúpida.

¿Cuál es el sentido de estas acciones? No lo sé. Pero es, por supuesto, un acto hostil

dijo el presidente ruso.

La lista no acarrea sanciones económicas ni diplomáticas, pero aumenta la presión de Washington sobre Moscú.

Varios senadores estadounidenses criticaron la falta de contundencia de esta acción, no obstante, el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, subrayó que en menos de un mes sancionarán a varios de los incluidos en la llamada “lista Putin”.