El Gobierno de Estados Unidos decidió suspender un programa que proporciona asesoría legal a decenas de miles de personas implicadas en procesos de deportación ante las cortes migratorias del país.

El programa de ocho millones de dólares que da ayuda legal a quienes enfrentan procesos de deportación, está suspendido a la espera de una revisión, según informó el Departamento de Justicia, que supervisa las cortes de inmigración.

La iniciativa, que comenzó a funcionar en el año 2003, ayuda cada año a más de 50.000 detenidos en centros para migrantes y ayuda a cerrar los casos más rápidamente, ya que estos tribunales sufren una enorme demora de más de 600.000 casos.

La decisión enojó a los defensores de los derechos de los migrantes, que dijeron que la ayuda era un salvavidas para los solicitantes de asilo y otros migrantes que luchan contra la expulsión del país sin la ayuda de un abogado.