La Comisión Europea despejó este jueves el camino de la tercera dosis al atribuir la decisión a cada Estado, y limitarse a sugerir tener en cuenta las evidencias científicas, cuando algunos países miembros como Alemania y Francia, o desde fuera, el Reino Unido, anuncian el inicio en septiembre de una nueva ronda de vacunaciones.

Los países más desarrollados contemplan ya la opción para otoño, pese a la petición de moratoria hecha el miércoles por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que apela a la solidaridad con los países más pobres, y especialmente con sus habitantes más vulnerables y los más expuestos.

Las autoridades sanitarias de África, un continente en el que solo el 1,58 % de sus 1.200 millones de habitantes está vacunado contra el COVID-19 con pauta completa, respaldaron este jueves la petición de moratoria lanzada por la OMS.

 

Te puede interesar: Colombia, segunda en la región con mejores índices de reactivación

 

Nuestra posición es clara. Necesitamos vacunar a tanta gente como sea posible con las vacunas disponibles antes de empezar a mirar hacia dosis de refuerzo“, dijo el director de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de África (África CDC) de la Unión Africana, John Nkengasong.

Esta postura es porque sabemos del riesgo de crear más variantes“, agregó el líder de la respuesta anticovid africana.

Sin embargo, compañías como Moderna apuestan por la tercera dosis antes de final de año debido al probable incremento de contagios provocado por la variante delta.

 

Mira también: Biden firmará orden ejecutiva para que la mitad de los vehículos nuevos vendidos en EUA sean eléctricos

 

Para Moderna, “la fuerza de infección incrementada resultante de la variante delta“, la “fatiga” por las acciones de prevención y los “efectos estacionales“, como pasar más tiempo en interiores, “llevarán a un aumento de infecciones irruptivas en personas vacunadas“.

Las empresas tienen un enorme mina de recursos en esa tercera dosis y, según datos recopilados, las grandes farmacéuticas internacionales involucradas en la producción de la vacuna contra COVID-19 ganaron, en su conjunto, más de 28.995 millones de dólares en el primer semestre de 2021.

Según dichos datos, Pfizer, AstraZeneca, Moderna y Johnson & Johnson (J&J), matriz de Janssen, consiguieron un beneficio neto de 29.025 millones de dólares en este periodo, un aumento del 66 % respecto a 2020.

 

Mira además: Moderna ve necesaria tercera dosis antes de fin de año por la variante delta

 

Hoy, en un video publicado en las redes sociales, el presidente francés, Emmanuel Macron, anunció que su país se prepara para administrar la tercera dosis de la vacuna contra el covid “para las personas más ancianas y las más frágiles“.

La nueva dosis, aclaró, comenzará a inyectarse a partir de septiembre.

Francia se suma así a Alemania y el Reino Unido, que junto con Israel, se muestran más que decididos a emprender el camino de la tercera dosis.

A mediados de julio, Israel ya comenzó a administrar la tercera dosis también a adultos inmunodeprimidos.

 

Lee también: Estados Unidos planea restringir ingreso al país de viajeros no vacunados

 

Tercera dosis en América

 

En Chile, en la avanzada de los países latinoamericanos que contemplan esa tercera dosis junto a Uruguay.

Uruguay aprobó el 28 de julio la administración de una tercera dosis con la vacuna de Pfizer a quienes hayan sido inoculados con el biológico chino de Coronavac (Sinovac).

En República Dominicana, el Gobierno aplica desde el 1 de julio una tercera dosis ante la propagación de la variante delta.

 

Mira además: El mundo supera los 200 millones de casos de COVID-19, según Universidad Johns Hopkins

 

Por su parte, Estados Unidos reaccionó el miércoles con escepticismo a la petición de la OMS de una moratoria global a una tercera dosis de las vacunas y se negó a elegir entre donar algunas de ellas y reservarse otras.

En Colombia, el Gobierno Nacional no descarta la aplicación de una tercera dosis contra el COVID-19 si las evidencias científicas así lo recomiendan.