Una agente inmobiliaria británica fue llevada de urgencia al hospital después de ser golpeada por su novio, una exestrella de rugby inglesa, quien murió de un presunto ataque cardiaco mientras efectuaba la golpiza.

A Jennie Platt, una madre de dos hijos de 44 años, se le practicaron tres operaciones después de que, según los informes, su novio Ricky Bibey la golpeara.

De acuerdo con Daily Mail, se alega que Bibey, de 40 años, sometió a su novia a la agresión después de que regresaron a un hotel donde estaban hospedados en Florencia, en la madrugada del 16 de julio.

Jennie, quien, según sus amigos había estado con Bibey durante tres años, recién ahora fue dada de alta del hospital y se le permitió regresar a casa. Sin embargo, actualmente permanece en Italia y necesita un vuelo médico para llevarla de vuelta a casa.

Un fiscal que investigaba el caso tuvo que esperar más de una semana para hablar con ella sobre la terrible experiencia, debido a la gravedad de sus heridas.

Un amigo de la familia le dijo a Daily Mail que Jennie estaba devastada después del ataque “impactante y violento”.

“Ella ha estado haciendo todo lo posible para ayudar a las autoridades italianas a reconstruir lo que sucedió esa noche, hablándoles como testigo y como víctima de una agresión doméstica”, dijo la amiga.

También puedes leer: Mujer encontró a su novio abusando a su hija de 7 años y lo atropelló con su carro para evitar que huyera

La mujer continúo explicando que se suponía que el viaje a Florencia se hizo con moti descanso de salud en un SPA, después de que Bibey sufriera problemas de salud mental y una “grave recesión” en los últimos seis meses.

Había estado entrando y saliendo de varios centros médicos, y este viaje era para intentar que volviera a encarrilarse, pero terminó en tragedia”, señaló

Bibey había sido muy querido y respetado en la fraternidad de la liga de rugby, dijo el amigo, lo que probablemente dificultaría que la gente lo escuchara.

También mencionaron que Jennie había sufrido varias lesiones graves, incluida una en la cuenca del ojo que era “muy preocupante”. Actualmente estaba en una silla de ruedas mientras se recuperaba del asalto y fue dada de alta del hospital hace unos días.