Un concurso de belleza para camellos en Arabia Saudita se vio afectado esta semana por un escándalo: decenas de esos animales fueron descalificados, tras descubrirse que se les había inyectado bótox.

Con premios de hasta 66 millones de dólares, el festival del rey Abdelaziz, una cita anual arraigada en la tradición beduina, acoge a ganaderos procedentes de todo el Golfo.

Lea más: Justicia inglesa abre la puerta a extradición de Julian Assange a EE. UU.

La forma y el tamaño de los labios, el cuello y la joroba son los principales criterios de belleza para distinguir a los mejores camellos, en un concurso que se prolongará hasta mediados de enero en un desierto al noreste de Riad.

“Cuarenta y tres camellos fueron descalificados por hacer trampa”, informó la agencia de noticias saudita SPA el jueves. Añadió que se detectaron casos de engaño tras el examen físico y médico de los camellos, en particular durante su paso por las máquinas de rayos X.

Le puede interesar: Día Internacional contra la Corrupción: en qué posición del ranking mundial se encuentra Colombia

No es la primera vez que los organizadores del concurso descalifican a camellos inyectados con bótox o sometidos a cirugía estética, pero esta edición cuenta con el mayor número de descalificaciones registradas desde el lanzamiento del concurso, hace seis años.

En 2018, 14 camellos fueron excluidos de la competición.

“Las autoridades insisten en que los camellos se presenten en su forma natural”, dijo a la AFP un responsable del festival, que pidió el anonimato. En su opinión, las operaciones cosméticas sufridas por los animales deberían considerarse malos tratos.

“Los infractores se enfrentan a fuertes sanciones y no tendrán derecho a participar en futuros concursos”, agregó.