La comisión de Inteligencia del Senado de los Estados Unidos citó a audiencia al exdirector del FBI, James Comey, quien habló sobre sus conversaciones con el presidente Donald Trump por la investigación que conducía sobre el papel de Rusia en las elecciones de 2016.

El exdirector del FBI aseguró que el Gobierno del presidente Donald Trump decidió difamarlo. “No pienso decir si las conversaciones que tuve con el presidente fueron obstrucción de justicia. Fue una cosa muy perturbadora, desconcertante”, dijo Comey.

Durante la diligencia Comey agregó que “la Administración eligió difamarme a mí y, de manera mucho más grave al FBI, al decir que la organización estaba sumida en el caos (…), que su personal había perdido la confianza en su líder. Esas fueron simple y llanamente mentiras”.