Amy Dorris contó al diario británico The Guardian que Donald Trump la besó y tocó sin su consentimiento, unas acusaciones desmentidas por los abogados del mandatario en el mismo periódico, a menos de siete semanas de las presidenciales en Estados Unidos.

Según Dorris, Trump, que era entonces un promotor inmobiliario y famoso neoyorquino, la agredió el 5 de septiembre de 1997 delante de los aseos de su palco en el US Open, el gran slam estadounidense.

Mire también: “Alarmantes índices de contagio”: coronavirus en Europa regresa con más fuerza

«Me metió la lengua en la garganta mientras lo rechazaba. Entonces me apretó más, puso sus manos sobre mi trasero, mis pechos, mi espalda, todo», dijo Dorris, añadiendo que le había pedido a Trump que parara.

Éste, que tenía 51 años en aquel momento, ignoró su rechazo, precisó. «Estaba atrapada por su abrazo, no podía salir», dijo.

La mujer, que tenía 24 años en el momento de los presuntos hechos, dice que tuvo «náuseas» y que se sintió «ultrajada».

Publicidad

El presidente estadounidense ha sido acusado de agresión o acoso sexual por más de una decena de mujeres, entre ellas una editorialista, E. Jean Carroll, que lo acusa de haberla violado a mediados de los años 90.

Trump niega todas esas acusaciones. En el caso de E. Jean Carroll, desmintió su denuncia alegando que no era «su tipo de mujer».