Durante toda la cumbre Iberoamericana Venezuela mantuvo la expectativa por la presencia de su presidente, pues varios de los líderes propusieron una discusión sobre la situación política de ese país, pero él finalmente no llegó. Su canciller regresó con un llamado a la solución pacífica de la crisis actual.