Un expiloto de la firma mexicana Global Air, propietaria del Boeing 737 operado por Cubana de Aviación que se estrelló en La Habana, denunció que la empresa operaba con varias anomalías, entre ellas, un mal mantenimiento a los aviones.

Luego del trágico accidente en el que murieron más de 100 personas, en un avión que se estrelló cuando despegaba del aeropuerto internacional José Martí, en Cuba, se conoció que Marco Aurelio Hernández, expiloto de la aerolínea mexicana Global Air, había denunciado en varias ocasiones a la empresa por falta de mantenimiento en las aeronaves.

Hernández, quien aseguró haber manejado el avión que se estrelló en La Habana, radicó en 2013 una denuncia ante la Aeronáutica Civil, en la que indicó que lo obligaban a volar con un fuselaje vencido y en la que recopilaba otros hechos en los que consideró que su vida y la de sus pasajeros estuvieron en peligro.

Llantas pinchadas, vuelos sin radar y fallas en los motores y en las líneas eléctricas son otras de las irregularidades que el expiloto reportó en varias ocasiones.  

Publicidad

Del accidente que se presentó el viernes al medio día solo dos mujeres sobrevivieron, quienes continúan en estado crítico extremo.