Una expolicía estadounidense fue declarada culpable de homicidio involuntario por el asesinato del joven afrodescendiente Daunte Wright, de 20 años, en abril.

La expolicia Kim Potter, de 49 años se había declarado inocente, alegando que el disparo fue un accidente tras tomar por error el arma de fuego en lugar de la pistola paralizante taser.

En un emotivo testimonio, Potter describió cómo lo que debió ser un control de tráfico de rutina se convirtió en una situación “caótica”.

“Recuerdo haber gritado ‘Taser Taser Taser’. Y no pasó nada; luego me dijo que le disparé”, dijo Potter rompiendo en llanto.

Le puede interesar: (Video) Felina albina fue rescatada en Antioquia: es la única en Colombia

El domingo 11 de abril de 2021, la entonces policía patrullaba con un colega que decidió buscar en el sistema al conductor de un Buick blanco que había cometido una infracción de tránsito menor.

Por lo anterior, al darse cuenta que el conductor era objeto de una orden de aprehensión, los policías decidieron detenerlo.

Wright, que estaba desarmado, se resistió a ser esposado y reinició su auto para intentar huir. Potter luego desenfundó lo que pensó -según dijo- que era su Taser.

El asesinato de Wright se produjo mientras se desarrollaba el juicio contra el expolicía Derek Chauvin, quien asfixió al afrodescendiente George Floyd en mayo de 2020 al arrodillarse sobre su cuello durante nueve minutos.

La muerte de Floyd provocó protestas en todo el país contra el racismo y la brutalidad policial.

El fallecimiento de Wright también generó varias noches de protestas y disturbios en Brooklyn Center, antes que el arresto de Potter calmara las tensiones.

Por su parte, Potter no reaccionó cuando la jueza Regina Chu leyó el veredicto de culpabilidad en la corte.