La muy austera sesión anual del parlamento en China da lugar a veces a proyectos de ley inesperados sobre cuestiones como el amor, la virilidad o los hackers, y aunque la mayoría no prosperan algunos se convierten en ley.

Estas son algunas de las propuestas más comentadas en las redes sociales durante las sesiones paralelas de la Asamblea Nacional Popular (ANP) y del órgano consultivo que la acompaña (CCPP), que terminan esta semana.

Arrinconar el inglés

Los niños chinos aprenden inglés desde la escuela primaria hasta la adolescencia pero un parlamentario, Xu Jin, lo considera una pérdida de tiempo dados los avances en los programas de traducción.

Publicidad

“Los alumnos dedican el 10% de su tiempo a aprender inglés, pero eso solo sirve para una minoría”, argumenta, y recomienda dedicar menos tiempo a la lengua de Shakespeare y más al chino y a las matemáticas.

En internet, muchos denunciaron que la propuesta es populista.

Cursos de amor en la universidad

Con la explosión de divorcios y la caída de los matrimonios, algunos parlamentarios creen que ha llegado el momento de impartir a los estudiantes cursos de “amor y vida conyugal”.

“Los jóvenes no tienen ni idea de lo que es enfrentarse a una crisis emocional o a problemas sexuales”, dice Yu Xinwei, que propuso el proyecto de ley.

Yoga para chicas, fútbol para chicos

La imagen de los jóvenes chinos, propagada por la moda o las canciones, carece de virilidad, según algunos, como Xiong Sidong, que quiere animarles a jugar al fútbol o al baloncesto “para aumentar su lado masculino”.

Los chicos de hoy son demasiado “temerosos, tranquilos y pasivos”, dice.

Por otro lado, pide a las chicas que “se dediquen a la gimnasia rítmica, al yoga o a otros ejercicios buenos para la flexibilidad”.

 

 

Esta separación de sexos fomentará el “desarrollo natural y saludable” de chicas y chicos, argumenta, en una propuesta ridiculizada por los internautas.

¿Piratas o héroes nacionales?

El Estado debe reconocer el “talento” de los hackers para que sean éticos y realicen tareas útiles para la sociedad, como la seguridad de los sistemas, sugiere Zhou Hongyi, fundador de Qihoo 360, una empresa de seguridad informática.

 

 

Este miembro del órgano consultivo pidió esfuerzos para reforzar “su lealtad a la nación”.

Los servicios de ciberseguridad occidentales suelen incriminar a los hackers chinos en los ataques informáticos.