La magistrada de la Corte Suprema de Estados Unidos, Ruth Bader Ginsburg, un ícono progresista, falleció a los 87 años de edad tras una batalla contra el cáncer de páncreas, anunció el máximo tribunal este viernes.

Ginsburg murió «esta noche rodeada por su familia en su casa de Washington, DC», indicó la corte en un comunicado.

Noticia en desarrollo.