La viuda de Kobe Bryant, Vanessa Bryant se ha referido duramente a las autoridades por difundir ilegalmente fotografías de los cadáveres del que fuera jugador de Los Lakers y de su hija Gianna (13 años) tras perder la vida en un accidente de helicóptero.

“Me siento devastada, herida y traicionada por los empleados del condado que filtraron las fotos”, sentenció ante un tribunal del Condado de Los Ángeles, donde añadió que ella aún no ha visto esas imágenes porque quiere “recordarlos como fueron”.

El pasado martes, los abogados de la viuda y un codemandante instaron a un jurado  a considerar otorgar millones de dólares por angustia emocional y violación de los derechos constitucionales causados por estos agentes.

También puedes leer: Por decisión del Presidente, se cae nombramiento de MinTic

“Nunca será demasiado dinero por lo que pasaron”, dijo Jerry Jackson, quien representa a Chester, en sus argumentos finales. “Lo que pasaron es cruel e inhumano”.

Bryant y Chester deberían recibir US$ 2,5 millones cada uno por el dolor que les fue causado, más otra cantidad entre US$ 100.000 y US$ 1 millón por cada año que les quede de vida, dijo Jackson.

Vanessa Bryant alega que se ha violado el derecho a la intimidad de las víctimas y se ha provocado “un gran dolor” a los familiares.

Le puede interesar: Policía Nacional suspenderá aspersión aérea de cultivos ilícitos

Además, durante su testimonio, la viuda de “Mamba” aseguró que sufre estrés emocional por “miedo” a que ella o sus hijos encuentren en un futuro “imágenes horribles de sus seres queridos en internet”.

De hecho, no pudo contener las lágrimas describiendo cómo tuvo que “abandonar la casa” para que su familia no la viera llorar cuando leyó en un artículo publicado en Los Angeles Times que las fotografías supuestamente se estaban difundiendo en la red.

Esta demanda fue presentada de manera conjunta por Vanessa Bryant y Chris Chester, un hombre viudo que perdió a su mujer e hija, también de 13 años, en este siniestro del 26 de enero de 2020 en el que fallecieron 9 personas.

Durante la apertura del juicio la semana pasada, el abogado de Vanessa Bryant, Luis Li, argumentó que las fotografías no fueron tomadas con ningún propósito oficial para la investigación del accidente, sino para convertirse en “cotilleos visuales” y humillar a las víctimas.

“Se compartieron en repetidas ocasiones con personas que no tenían absolutamente ninguna razón para recibirlas”, argumentó Li.

Por su parte, la defensa alegó que las fotos no han aparecido en internet durante los dos años y medio transcurridos desde el accidente y que, por lo tanto, no habría motivos para pensar que algo así podría ocurrir ahora.