Como ‘P.K.’ se identificó al ingeniero de 54 años de edad quien protagonizó un sonado caso de legítima defensa en Argentina. El sujeto se defendió del robo del carro que pretendía hacer un joven delincuente de 19 años, quien tras apuntarle con un revólver se vio sorprendido ante la reacción del profesional, quien desefundó un arma que portaba y, al abrir la puerta del carro, le disparó en su pecho.

El joven fue asesinado tras acercarse al un Volkswagen Surán color gris con clara intención de hurtarlo. Tras constatar el asesinato, el ciudadano se montó en su carró, lo encendió y se fue a su trabajo, según recopiló Infobae tras acceder al expediente del caso.

Información del diario web argentino TN Noticias detalla que el ciudadano ‘P.K’. es un ingeniero electrónico graduado hace 25 años en la Universidad Tecnológica Nacional. Actualmente trabaja en una de las empresas de telecomunicaciones más reconocidas del mercado argentino, y reside en Buenos Aires, precisamente en Barrio Norte (donde perpetró su legítima defensa).

‘P.K.’, quien es padre de dos hijos, portaba una Bersa Thunder calibre 45 que utilizó para dar de baja a Ulises Camacho, el delincuente abatido. El profesional conservaba el respectivo cargador de su pistola semiautomática y nueve municiones intactas del mismo calibre.

El sujeto se declara como un ferviente fanático de la caza y las armas: varias publicaciones en su cuenta de Instagram desvela la pasión que el hombre tiene por esta actividad: : Siempre me gustó cazar, me gusta cazar y me va a seguir gustando cazar”.

Inclusive, ‘P.K.’ habái compartido en sus redes fotos en las que ganó medallas de tiro olímpico, algunas de ellas entregadas por la Federación Argentina de Tiro, y hasta cartones para tiro al blanco utilizados por él para parcticar, según reseña TN Noticias.

En otra publicación se observan una serie de imágenes en las que el hombre hacía cacería junto con familiares.