La abrumadora mayoría de los científicos que componen el panel de expertos de la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. (FDA, por su sigla en inglés), que se ha reunido para analizar los distintos avances y cambios durante la pandemia, considera que no hay evidencia irrefutable, que demuestre la necesidad que los adultos sanos reciban una tercera dosis de la vacuna contra el COVID-19, como refuerzo inmunológico.

El panel, sin embargo, aprobó manera unánime la iniciativa de aplicar una dosis extra a la población mayor de 65 años y con comorbilidades.

En las discusiones del panel uno de los temas más recurrentes fue la preocupación de varios expertos que votaron en contra y expresaron su preocupación por el riesgo de miocarditis con una tercera dosis para los hombres más jóvenes.

 

Le puede interesar: Policía revela inquietante video de Gabby Petito antes de su misteriosa desaparición

 

La votación del panel terminó, 61-3, en contra de la tercera dosis para mayores de 16 años, y se convierte en un golpe para las aspiraciones de farmacéuticas como Pfizer que ya habían solicitado autorización para iniciar el proceso de la llamada “vacuna de refuerzo” contra amenazas más severas del COVID, como la cepa Delta.

Por otro lado, los expertos votaron 18-0 a favor de la tercera dosis para mayores de 65 años y con factores de riesgo que podrían provocar un COVID grave.