Los reguladores estadounidenses limitaron estrictamente este jueves quién puede recibir la vacuna COVID-19 de Johnson & Johnson debido a un riesgo raro pero grave de que produzca coágulos de sangre.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) dijo que esa dosis solo debe administrarse a adultos que no pueden recibir una vacuna diferente o que solicitan específicamente la de J&J.

Quizás le interese: La cárcel en la que podría ser recluido alias ‘Otoniel’ en Estados Unidos

Durante meses, las autoridades estadounidenses han recomendado que quienes empiezan su protocolo de vacunación contra el COVID-19 usen las dosis de Pfizer o Moderna.

En desarrollo.