Un hombre habría asesinado a su esposa embarazada, lanzándola por un precipicio después de posar para unas fotos. Su motivo habría sido sacar provecho de su seguro de vida, alegan los fiscales en Turquía.

Hakan Aysal fue detenido por asesinar a Semra Aysal, 32 años de edad, quien tenía siete meses de embarazo.

Aunque los hechos sucedieron durante unas vacaciones en el valle de la mariposa en Mugla, Turquía, en junio de 2018, la noticia hizo eco por las recientes revelaciones de los fiscales.

Según la acusación, Aysal, de 40 años, presuntamente empujó a su esposa por el acantilado, cayendo 300 metros y muriendo instantáneamente.

 

 

Lo que dejaría en evidencia el homicidio es que el marido trató de cobrar una póliza de seguro de vida, el cual había contratado para ella por valor de 400.000 liras turcas (alrededor de 200 millones de pesos colombianos).

El seguro se le negó debido a una investigación policial. «De acuerdo con su plan, el acusado contrató un seguro de accidentes personales en nombre de su esposa, siendo él mismo el único beneficiario», se lee en la acusación publicada por el medio local DHA.

¿Qué dice la familia?

El hermano de Semra, Naim Yolcu, dijo que su cuñado no pareció mostrar ninguna emoción tras la muerte de su hermana.

En una declaración grabada en vídeo, el tribunal escuchó al familiar quien dijo: «Cuando fuimos al Instituto de Medicina Forense a buscar el cuerpo, Hakan estaba sentado en el coche. Mi familia y yo estábamos destrozados, pero Hakan ni siquiera parecía triste».

 

 

Además, Yolcu agrega que su hermana «siempre estuvo en contra de pedir préstamos. Sin embargo, después de su muerte, supimos que Hakan había tomado tres préstamos a nombre de mi hermana. Además, Semra tenía miedo a las alturas».

El esposo se defiende

El acusado ha negado ser responsable de su muerte, dice que después de capturar las selfies, su esposa se cayó por accidente.

«M esposa puso el teléfono en su bolso. Más tarde me pidió que le diera el teléfono. Me levanté y luego la escuché gritar detrás de mí cuando me alejé unos pasos para sacar el teléfono del bolso. Cuando me di la vuelta, ella no estaba allí. No empujé a mi esposa», asegura Aysal.

Tendría cadena perpetua

Un tribunal ha dictaminado que Aysal debe permanecer bajo custodia por asesinato premeditado, ya que los fiscales acusan que el asesinato no fue un «accidente» como él dice.

 

 

Aunque continúa la investigación, medios locales señalan que el hombre podría enfrentar cadena perpetua si es declarado culpable.