El expresidente del Gobierno de Cataluña, Artur Mas, recibió una reclamación del Tribunal de Cuentas español de 5,2 millones de euros por los gastos que produjo la consulta independentista de noviembre de 2014, declarada ilegal por la Justicia española.

El nacionalista, presidente del Gobierno catalán de 2010 a 2016, convocó en noviembre de 2014 un referéndum independentista en esa región que se celebró como una consulta no vinculante y sin valor legal, tras ser suspendido por el Tribunal Constitucional. 

Por esto, Mas fue condenado a dos años de inhabilitación y el Tribunal de Cuentas lo investigó por supuesto desvío de dinero público para dicha consulta.

La fianza la deben depositar en 15 días  y de no poder ejecutarla se les embargarán bienes, cuentas bancarias y en caso extremo su patrimonio. Además se trata de una fianza solidaria, es decir, que si alguno de los encartados no tiene dinero los demás habrán de responder por él.

Esta actuación se produce la misma semana en la que el Gobierno catalán ha convocado un nuevo referéndum independentista, también suspendido por el Tribunal Constitucional.  

Pese a esto, el actual presidente, Carles Puigdemont, insiste en celebrar la consulta el próximo 1 de octubre.

Redacción Internet – CM&