Aún sigue sin definirse la composición final del Congreso de Estados Unidos, luego de las elecciones de medio término.

El expresidente Donald Trump resulta ser el gran derrotado, la mayoría de sus candidatos perdieron, y miembros de su partido piden que no se lance a la Presidencia.

Por otra parte, el recién reelegido Ron DeSantis se perfila como el gran ganador y el favorito para aspirar a la Casa Blanca.

Le puede interesar: Primer encuentro de comandantes territoriales, militares y policiales del Área Fronteriza

El control del Congreso de Estados Unidos, en especial del Senado, sigue en juego y todavía es demasiado pronto anunciar un ganador en votaciones cruciales por escaños en la Cámara Alta en Nevada, Georgia y Arizona que podría decidir la mayoría.

Actualmente el tablero va así:

Demócratas 48
Republicanos 49

En Arizona y Nevada el recuento de los votos restantes para el Senado podría llevar días.

En la Cámara Baja los Republicanos llevan la delantera con 206 escaños y los Demócratas 187.

Por su parte, Joe Biden quien se mantiene optimista, celebró los resultados contrastándolos con años anteriores y lo calificó como un buen día para la democracia e hizo un llamado a la unidad política.

Con todos estos resultados Donald Trump es el gran derrotado, su decisión de impulsar a candidatos de poca calidad que nadie conoce en el contexto político son razones suficientes para creer que el exmandatario es el gran perdedor de estas elecciones.

Ahora los ojos están puestos en Georgia, estado clave que como en el 2020 podrá darle el triunfo a los Demócratas y que deberá celebrar una segunda vuelta.

Habrá que esperar ahora hasta el 6 de diciembre para conocer el ganador ya que ninguno de los candidatos consiguió el 50 % de los votos necesarios para ser el vencedor.