El fiscal general de Venezuela, Tarek William Saab, ordenó la aprehensión contra cinco personas presuntamente vinculadas con el desfalco de al menos 100 millones dólares en una filial de PDVSA en Colombia.

El titular del Ministerio Público, señaló que la gerente general y representante legal de PDVSA Gas Colombia, Sarah Moya, incurrió un múltiples delitos de corrupción y el desfalco de los recursos de la sucursal con la complicidad de sus supervisores entre 2007 y 2015.

La presunta responsable manejó sin supervisión 221,9 millones de dólares e incluso obtuvo una tarjeta de débito que usaba para compras personales, entre ellos 293 pasajes de avión.

Durante la gestión del actual fiscal general, 79 funcionarios de la estatal PDVSA han sido arrestados por delitos relacionados con corrupción.