El Fondo Monetario Internacional emitió una declaración de censura en contra de Venezuela por no haber implementado las medidas correctivas ni cumplir con su obligación en torno a proveer datos oficiales sobre su economía, lo que considera esencial para comprender la crisis económica e identificar posibles soluciones.

El organismo dirigido por Christine Lagarde dio seis meses más a Venezuela, que lleva más de 10 años sin someterse a la evaluación económica anual del FMI, para entregar esta información.

Como consecuencia, Venezuela queda impedida para acceder a recursos de la institución financiera internacional; y de continuar sin dar los datos requeridos podría perder su derecho de voto en el organismo y hasta salir de la institución.