Al Fondo Monetario Internacional le preocupa que los países de América Latina hagan esfuerzos para mantener su comercio con países lejanos y que no les preocupe el mercado de sus vecinos, en el que podrían tener ventajas tanto vendedores como compradores.