Los legisladores demócratas de la Cámara de Representantes desvelaron este martes los dos cargos formales de imputación del juicio político al presidente estadounidense, Donald Trump: abuso de poder y obstrucción al Congreso.

En el primero de ellos, se acusa a Trump de anteponer sus preocupaciones políticas al interés nacional; y el segundo por obstruir los intentos del Congreso de investigación, dijo Jerry Nadler, el presidente del Comité Judicial de la Cámara Baja.

«Nuestro presidente ostenta la mayor confianza pública. Cuando traiciona esa confianza y se pone por delante del país, pone en peligro la Constitución, pone en peligro nuestro democracia y nuestra seguridad nacional», remarcó.

Nadler estuvo acompañado por la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el resto de presidentes demócratas de comités de la Cámara Baja.

«Los hechos son incontestables, es una cuestión de deber», aseguró Adam Schiff, el presidente del Comité de Inteligencia, en el que se llevaron a cabo varias de las audiencias de la investigación.

Se espera que el Comité Judicial vote esta semana los cargos anunciados hoy y de este modo se trasladarán al pleno de la Cámara Baja.

El voto en la Cámara Baja, que hará oficial la imputación de cargos contra Trump, es decir su juicio político («impeachment»), no tiene todavía fecha, aunque se espera que sea antes de que finalice el año 2019.

Publicidad

Los demócratas mantienen una mayoría en la Cámara Baja de 235 legisladores frente a 198 de los republicanos, lo que supone que su aprobación es casi segura.

A continuación, el proceso pasaría al Senado, donde tendría lugar el juicio político. Allí lo más probable es que fracase, ya que los republicanos tienen una mayoría de 53 a 47 y, además, la destitución requiere una mayoría de dos tercios.