La patrulla fronteriza detuvo en los últimos días en la frontera de Estados Unidos con México a un estadounidense que llevaba 43 lagartos cornudos y 9 serpientes en bolsas de plástico ocultas entre sus ropas “sin cuidado por la salud de los animales”.

El hombre, que fue arrestado en California, llevaba las bolsas de plástico en su chaqueta, los bolsillos del pantalón y su entrepierna.

Lea también: Radiólogo habría abusado de paciente durante toma de rayos X en Bogotá

La Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras (CBP) informó del incidente cuando un ciudadano estadounidense, de 30 años y conduciendo un camión, llegó al puerto de entrada en San Ysidro (California).

Durante la inspección del conductor, los agentes de CBP hallaron varias bolsas de plástico que contenían animales vivos, identificados como 43 lagartos cornudos (Phrynosoma) –conocidos también como llora sangres- y nueve serpientes.

Los lagartos cornudos, que se caracterizan por su cuerpo aplanado en forma oval y una hilera de espinas como cuernos en los costados de su cabeza, tienen su hábitat desde el sur de Canadá hasta Guatemala.

Lea también: Canciller ruso dice que “está cerca” un acuerdo con Ucrania sobre seguridad

El boletín de CBP no dio detalles sobre la identidad de las serpientes incautadas.

“Los contrabandistas prueban casi cualquier método para introducir su producto, en este caso reptiles vivos, a través de la frontera”, dijo Sidney Aki, director de operaciones de CBP en el área de San Diego.

“En este caso, el contrabandista intentó engañar a los agentes de CBP para introducir estos animales en Estados Unidos sin cuidado por la salud y seguridad de los animales”, añadió.

El supuesto contrabandista quedó detenido a la espera de procesamiento, y los reptiles “fueron puestos en un área segura y permanecerán en cuarentena debido a que algunas de las especies se han identificado como en riesgo (de extinción)”, añadió CBP.