La historia de un joven que con 23 años ya es dueño es una empresa que factura 1 millón de euros le da la vuelta al mundo.

Se trata de Fran Villalba, un empresario oriundo de Valencia, España, quien empezó a trabajar en tecnología desde los 14 años.

A los 16 años, Villalba ya tenía basta experiencia en Hostinger, un proveedor de alojamiento web.

“Siempre cuento que todo empezó porque me rompí la pierna. Estaba sin hacer nada ese verano y aprendí a programar. Si no me llega a pasar, igual ahora estaría trabajando en un McDonald’s”, dice al diario La Vanguardia.

Hoy en día, con 23 años, el valenciano, acaba de convertirse en socio de Juan Roig, propietario de una empresa española de distribución llamada Mercadona.

El empresario invirtió 250.000 euros en Internext Drive, una startup que fundó el joven  en 2020 y que hoy se valoriza en 3 millones de euros.

 

 

La idea de Villalba es una especie de Google Drive, y con la inversión de Juan Roig espera crecer más rápido para acceder a una nueva ronda de financiación en la que espera captar hasta 4 millones de euros más.

¿Cómo lo logró?

Juan Villalba fue un hombre precoz para buscar el éxito. Trabajó desde muy corta edad para acumular experiencia en Hostinger mientras terminaba el bachillerato.

A los 19 años ya dirigía la presencia de esta empresa en España, pero no dudó en viajar a los Países Bajos para cursar estudios de International Business en la Rotterdam School of Management.

 

 

La oportunidad llegó por sus buenas notas y el dominio del inglés aprendido en Londres.

Lo increíble pasó un tiempo después cuando ideó Internext, la empresa que empezó con dos trabajadores y hoy cuenta con 15 empleados.

Ahora, su plan es cerrar el 2021 con un millón de euros de facturación como mínimo y alcanzar los 300.000 usuarios.

Sobre la pandemia, dice Villalba que le ha ayudado a crecer. “Con el tema del covid hemos hecho un sprint porque todas las empresas han tenido miedo por sus datos”.

El atractivo de Internxt Drive, explica el emprendedor, se debe a que usa tecnología blockchain, de forma que los archivos que se suben al dispositivo del usuario están a salvo con especial seguridad.

“Nuestros servidores tienen fragmentos encriptados de archivos, por lo que resulta super mega-privado”, agrega sobre el sistema disponible para particulares o empresas.