Este jueves, tres personas murieron, al menos una de ellas degollada, en un ataque con cuchillo en una iglesia en pleno corazón de Niza, en el sureste de Francia.

El atacante de unos treinta años, herido durante la intervención policial y llevado al hospital, irrumpió hacia las 09H00 (08H00 GMT) armado con un cuchillo en la basílica Notre-Dame, en pleno corazón de esta ciudad de la Riviera Francesa que hace 4 años fue blanco de un ataque yihadista que dejó 86 víctimas.

Dos de las víctimas son un hombre y una mujer que fueron asesinados dentro de la basílica. La tercera víctima, gravemente herida, logró huir a un bar vecino, pero murió poco después, indicaron a la AFP fuentes policiales.

La fiscalía antiterrorista francesa abrió una investigación tras el ataque de este jueves por «asesinato e intento de asesinato vinculado a una empresa terrorista» y «conspiración criminal terrorista».

Este ataque se produce menos de dos semanas después del asesinato por decapitación del profesor Samuel Paty en Conflans-Sainte-Honorine, una pequeña localidad de 35.000 habitantes ubicada a 50 km de París, por haber mostrado en clase caricaturas del profeta Mahoma.

Publicidad

Daniel Conilh, un camarero de una cafetería cercana, contó a la AFP los minutos posteriores al ataque.

«Todos salimos corriendo, hubo disparos. Una señora vino directamente de la iglesia y nos dijo ‘corran, corran hay alguien que atacó (con un cuchillo), va a haber disparos, hay gente muerta'», continuó Daniel Conilh.

– ‘Ya es suficiente’ –

El alcalde de Niza, Christian Estrosi, que se dirigió de inmediato al lugar del ataque, dijo que Francia debe actuar para «eliminar el islamofascismo» y pidió que todas las iglesias de la ciudad sean puestas bajo vigilancia policial o cerradas. «Ya es suficiente», añadió.

Según dijo Estrosi, el atacante gritó varias veces «Alá Akbar» (Alá es el más grande).