El presidente francés Emmanuel Macron anunció este jueves el cierre de escuelas y universidades a partir de la próxima semana para frenar la propagación del coronavirus en Francia, uno de los países europeos más afectados por esta epidemia, con 3.000 contagios y 61 muertos.

No obstante, pese al aumento de los casos en las últimas 24 horas – cerca de 600 – el presidente señaló que las elecciones municipales, previstas este domingo, se celebrarán como se tenía previsto.

Esta epidemia «que afecta a todos los continentes y golpea a todos los países europeos es la crisis sanitaria más grave que haya vivido Francia desde hace un siglo», dijo el jefe de Estado francés en un discurso a la nación.

Sin embargo, «es importante en este momento (…) seguir garantizando la continuidad de nuestra vida democrática y de nuestras instituciones», añadió en tono solemne.

La decisión de mantener las elecciones a dos vueltas del 15 y 22 de marzo fue tomada «siguiendo las recomendaciones de los científicos» que estiman que «nada se opone a que los franceses acudan a las urnas», aseguró el jefe de Estado.

Pese a que se tomarán precauciones máximas para proteger a los electores, un 28 % de los votantes podrían abstenerse de ir a votar por temor a contagiarse con el coronavirus, según una encuesta.