Pese a que la Comisión Europea se mostró favorable a prolongar 10 años el uso del glifosato, Francia prohibirá el uso del herbicida, que algunos estudios consideran cancerígeno. 

El portavoz del Gobierno, Christophe Castaner, aseguró que antes de que termine el actual mandato del presidente, Emmanuel Macron, en 2022 ese herbicida estará prohibido en todos sus usos, incluido el agrícola.

Por su parte, el primer ministro, Edouard Philippe, mencionó en un comunicado que desde principios de año el glifosato está prohibido
en los espacios públicos abiertos y que a partir de 2019 se prohibirá también su uso en jardines particulares.

En temas agrícolas, el Gobierno ha pedido a los Ministerios de Agricultura y de Ecología la elaboración de un plan para dejar de utilizar ese herbicida en beneficio de las «alternativas disponibles».

Asimismo, el primer ministro aseguró que Francia votará contra la extensión de la autorización de este producto fitosanitario durante 10 años, un periodo que considera «demasiado largo dadas las
incertidumbres» que hay sobre el mismo.

Sin embargo hay organizaciones agrícolas que consideran que Francia no puede actuar al margen de las disposiciones comunitarias. 

Así lo indicó Chistiane Lambert, presidenta de la FNSEA, principal sindicato agrícola,  quien indicó que Francia no puede actuar de forma independiente del resto de la UE y que no se puede prohibir de forma drástica ese herbicida porque es preciso que se invierta en investigación para encontrar otras alternativas. 

Publicidad

Redacción Internet – CM&