06/10/2017

El sumo pontífice advirtió este viernes de los «fenómenos extremadamente peligrosos» que amenazan a los jóvenes en Internet y pidió no desestimarlos y movilizarse sin miedo.

El papa hizo este llamado al recibir a los participantes en el congreso promovido por el Vaticano sobre los peligros de los abusos sexuales a menores en Internet que se ha celebrado estos últimos días en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma.

«Debemos tener los ojos abiertos y no ocultar una verdad que es desagradable y que no quisiéramos ver. Por otra parte ¿no hemos entendido demasiado bien en estos años que ocultar la realidad del abuso sexual es un gravísimo error y fuente de muchos males?», se preguntó el pontífice.

Su santidad citó la difusión de imágenes pornográficas «cada vez más extremas»; el fenómeno del sexting entre chicos y chicas; «la intimidación que se da cada vez más en la red», «la sextorsión, o la captación a través de la red de menores con fines sexuales». 

También hizo alusión a los «crímenes más graves y estremecedores de la organización en línea del tráfico de personas, la prostitución, incluso de la preparación y la visión en directo de violaciones y violencia contra menores».

Publicidad

Al mismo tiempo se refirió a la llamada «dark net», «donde el mal consigue actuar y expandirse de manera siempre nueva y cada vez con más eficacia y extensión».

Ante este fenómeno «nos quedamos horrorizados», manifestó Francisco, que pidió «no dejarnos dominar por el miedo, que es siempre un mal consejero», y movilizarse para combatir estos fenómenos.

El mayor jerarca de la Iglesia Católica aseguró que para que la movilización sea eficaz «no se debe subestimar el daño de los fenómenos antes mencionados hacen a los menores» y enfatizó que «sería un grave engaño pensar que una sociedad en la que el consumo anómalo de sexo en la red se extiende entre los adultos será capaz de proteger eficazmente a los menores».

Otro error, según Francisco, es «pensar que las soluciones técnicas automáticas, los filtros construidos en base a algoritmos cada vez más sofisticados para identificar y bloquear la difusión de imágenes abusivas y dañinas, son suficientes para hacer frente a los problemas».

Ante esto solicitó «proceder con inteligencia y determinación, ampliando la cooperación entre los gobiernos y las fuerzas del orden a nivel global, en la misma medida en que la red se ha hecho global».

«Se trata de despertar la conciencia sobre la gravedad de los problemas, de hacer leyes apropiadas, de controlar el desarrollo de la tecnología, de identificar a las víctimas y perseguir a los culpables de crímenes, de ayudar en su rehabilitación a los menores afectados, de colaborar con los educadores y las familias para que cumplan con su misión, de educar con creatividad a los jóvenes para que usen adecuadamente Internet», agregó Francisco.

Francisco recordó las muchas ocasiones en las que «sentirse mirado por los ojos de los niños es una experiencia que todos conocemos y que nos toca en lo más hondo del corazón», y afirmó que esto «nos obliga a un examen de conciencia» y a actuar. Trabajemos por tanto todos juntos para tener siempre el derecho, el valor y la alegría de mirar a los ojos de los niños de todo el mundo», finalizó.

Redacción Internet – CM&