Colleen Stan fue secuestrada en el año 1977 cuando tenía 20 años mientras esperaba un bus en una ruta de Eugene, estado de Oregon (Estados Unidos).

La joven se dirigía rumbo al cumpleaños de una amiga en Westwood, California.

En una época donde abundaba el hippismo y carecía la tecnología, Eugene hizo el clásico gesto de parar el autobús alzando en el dedo hacia un Dodge Colt color azul.

El hombre que iba al volante, con anteojos y cara inofensiva, la recibió. Le abrió la puerta del carro y ella abordó. En el vehículo también iban la esposa de hombre y sus hijos.

Sin embargo, subirse a ese vehículo se convertiría en la decisión más trágica que le arruinaría la vida.

También puedes leer: Dieta vegana vs dieta cárnica: Los gemelos que experimentaron cual opción es más sana

Un secuestro de película de horror

El hombre, llamado Cameron Hooker, miraba constantemente a Colleen por el retrovisor del carro. La joven confesó que se asustaba en esos instantes, pero también pensó que actuaba con mucha desconfianza:

“Una voz dentro de mí, me decía corre, salta por la ventana y no vuelvas atrás” revelo Colleen en una entrevista.

En un momento, Collen observó que a su lado había una caja de madera con dos enormes agujeros a los lados. La esposa de Cameron, llamada Janice, logró distraer a la joven diciendo que iban a hacer una parada visitar a unos familiares. Colleen no tuvo problema y el auto desvió por otro camino.

En un momento, Cameron detuvo el Dodge Colt y apagó el motor; los fantasmas de Collen reaparecieron.

Janice dejó a su hijo -un bebé recién nacido- en el asiento del copiloto y empezó a amenazar a Colleen apoyando una navaja en su garganta. Luego, Janice esposó a Collen, le vendó los ojos e introdujo su cabeza en la caja de madera.

Camero Hooker y Janice, la pareja que secuestró a Colleen Stan. Foto: Infobae

Conozca más: Dos hermanos se han intercambiado el mismo regalo de Navidad desde hace 34 años y ‘ninguno se da cuenta’

Una esclava sexual ‘de reemplazo’

La cruel pareja logró el objetivo; capturar a una mujer que cumpliera con el papel de Janice: satisfacer los deseos sexuales de Cameron, que amenazó a Janice si no conseguía a esa ‘esclava sexual’ para que ella pudiera cuidar de sus hijos sin ser lastimada.

Colleen fue llevada al sótano una casa lejos de cualquier contacto urbano, y durante 7 años fue sometida al horror: prácticas sexuales de Cameron Hooker, un adicto a la pornografía violenta y fanático del sadomasoquismo.

Torturas, latigazos, violaciones y asfixia fueron las terribles prácticas que tuvo que soportar Collen Stan hasta 1984.

Y no solo eso, Cameron construyó un ataúd en donde mantuvo cautiva a Colleen desnuda durante 23 horas diarias. La hora restante era en la que la joven era violada.

Lea más: Las predicciones de Bill Gates para el 2022

Síndrome de Estocolmo como ‘salvación’

La joven, a sabiendas del deteriorado estado de salud en el que se encontraba, empezó a mostrarse sumisa y obediente ante Cameron. La dejaba pasear por el campo, cumplía tareas, se alimentaba e incluso le declaró amor a su secuestrador.

Colleen Stan y Cameron Hooker. Foto: Infobae

Colleen se transformó en una zombie; salía con Cameron como una pareja normal, hacías visitas familiares y todo tipo de actividades de pareja sentimental.

Cuando Colleen volvió a presentarse ante sus padres luego de mucho tiempo, prefirió no decirles nada de lo que pasaba realmente; la joven presentó a Cameron como su novio bajo el nombre de Mike y dijo que trabajaba en informática.

Conozca más: (Video) Intruso armado intentó infiltrarse en el castillo donde la reina Isabel II celebró la Navidad

Evolución de la sentencia al abusador

Los padres de Colleen, impactados por el relato que les contó años después, emprendieron una extensa lucha judicial.

La primera audiencia se llevó a cabo en 1985. Cameron fue condenado a 104 años de prisión por los abusos cometidos contra Collen.

En 2015, la pena se le rebajó a 74 años debido a un cambio de ley en el estado de California. Ese mismo año, Colleen concedió una entrevista a CBS News: ‘Pensé que iba a morir’ reveló.

Cameron Hooker en su primera sentencia (1985). Foto: Infobae

A Janice, la Policía la convenció de testificar contra su esposo Cameron a cambio de protegerla y no sufrir más daños.

Colleen Stan actualmente vive en California en la clandestinidad; bajo otro apellido. Su historia ha inspirado a todas las artes: el cine, el teatro y la música. Pero a sus 65 años, sus traumas y cicatrices siguen vivos.