Una mujer fue a visitar a su esposo en la cárcel, pero le fue negada la entrada porque su pareja ya tenía visita conyugal. Sin embargo, lo que causó la furia de la mujer fue la respuesta que le entregaron los guardias: “el detenido está manteniendo relaciones sexuales“.

Sin embargo, lejos de protagonizar un escándalo mayor en ese instante, la mujer decidió aguardar afuera del penal de La Plata (Argentina). Pero no lo hizo sola, la protagonista decidió llamar a dos de sus familiares, según documenta TN Noticias.

En un momento, los guardias le indicaron a la visitante mediante señas que otra mujer, quien vestía una blusa roja y salía por la puerta del centro de reclusión, fue la que había solicitado la visita conyugal.

Acto seguido, la mujer sorprendida por la infidelidad encaró a la sospechosa junto con sus dos parientes: Te viniste a regalar con marido ajeno”, se escucha decir a la mujer al inicio del video publicado.

Testigos del caso intentaron calmar los ánimos, pero los insultos fueron tensando cada vez más la situación: “Mirá que a mi no me importa nada, rescatate con los maridos de la guachas“, le dijo antes de empezar a golpearla con puños.

También puedes leer: Conoció a un preso por Facebook y se enamoró de él: lo visitó a la cárcel y él la quiso matar en el baño

“Te rompo toda; tres nenes tengo”

Las otras dos mujeres se sumaron a la agresión cuando vieron que las sospechosa intentó defenderse:

“A mí no me pongas una mano porque te rompo toda, ¿me escuchaste? Tres nenes tengo, decía la presunta esposa del recluso.

“No te alcanzó con encamarte con uno, que te venís a encamar con todos, añadieron las dos acompañantes a la afrenta, y empezaron al golpear a la mujer entre las tres.

La golpiza fue tal que lograron tumbar a la mujer al piso y allí continuaron propinándole fuertes patadas a la supuesta amante. Pese a que los testigos lograron calmar la situación, la cónyuge protagonista de la agresión fue denunciada por, presuntamente, robarle el celular a su contrincante: “A tu teléfono me lo llevo yo”, le había dicho.