Rusia cortará el suministro de petróleo y de gas a los países que impongan un tope a los precios de los hidrocarburos vendidos por Moscú, advirtió este miércoles el presidente Vladimir Putin, al referirse a la medida que evalúan los países occidentales.

Limitar los precios “sería una decisión absolutamente estúpida”, advirtió Putin en un foro económico en Vladivostok (Extremo Oriente ruso).

“No entregaremos nada en absoluto si es contrario a nuestros intereses, en este caso económicos. Ni gas, ni petróleo, ni carbón (…) Nada”, añadió.

El foro del G7, compuesto por las grandes potencias industrializadas, tomó la iniciativa el viernes pasado de promover un tope a las importaciones de petróleo ruso, para castigar las finanzas de Moscú en represalia por su operación militar en Ucrania.

También puedes leer: Firma de cigarrillos electrónicos pagará 438,5 millones de dólares para terminar investigación por publicidad de vapeo

Putin dijo que Rusia cumplirá sus obligaciones contractuales y que espera que los demás países hagan lo mismo: “No entregaremos nada fuera del marco de los contratos” firmados con los países importadores, insistió Putin ante un parterre de empresarios rusos y asiáticos.

“Quienes intentan imponernos algo no están en condiciones ahora de dictarnos su voluntad”, dijo el presidente ruso.

Según él, los europeos tienen varias “soluciones” ante el alza de los precios de la energía, como “subvencionar los precios elevados, lo cual es malo porque no cambiará los hábitos de los consumidores”, o bien “reducir el consumo”.

“Desde un punto de vista económico es correcto, pero desde el punto de vista social es peligroso y puede llevar a un estallido. Es mejor respetar las obligaciones contractuales, las normas civilizadas”, destacó.