Viviendas destruidas, árboles caídos y varias zonas sin electricidad es el panorama que deja el paso de una fuerte tormenta por el sureste de Nepal.

Las fuertes precipitaciones ocasionaron el derrumbe de varias viviendas de barro que resultaron fuertemente afectadas luego de que se les cayeran encima postes de la luz y árboles.

En las operaciones de búsqueda participan un gran número de efectivos del Ejército y de la Policía quienes también han desplegado helicópteros para trasladar a los heridos críticos a los hospitales más cercanos.

Por su parte, las intensas lluvias también afectan a otros países de la región como Afganistán, donde al menos 28 personas han muerto y han destruido cientos de hectáreas de cultivos

Valentina Sperber Mantilla