Un grupo de militares que se había rebelado contra el gobierno de Nicolás Maduro fue “rendido y capturado”, según informó la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) de Venezuela, que también indicó que se les aplicará “todo el peso de la ley”.

En un comunicado compartido a través de sus redes sociales, la FANB explica que los insurrectos conformaban un grupo “reducido” de militares de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB, policía militarizada) y les acusa de haber robado un lote de armas de guerra en horas de la madrugada, así como de haber secuestrado bajo amenaza de muerte a cuatro agentes más.

Por su parte, Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela, sostuvo que los “asaltantes fueron neutralizados, rendidos y capturados en tiempo record” y confesaron que “les ofrecieron castillos y los dejaron solos”. 

En medio de los hechos, los vecinos del distrito golpearos cacerolas desde el interior de sus casas, una forma de protesta popular en Venezuela para hacer reclamos al gobierno.

A través de las redes sociales se han difundido varios videos que muestran a uniformados describiendo lo que sería la situación dentro del cuartel y haciendo llamamientos a los ciudadanos a respaldar con manifestaciones callejeras estas acciones.

“Salgan a las calles a manifestar (…) La FANB está unida para restablecer el hilo constitucional”, dice uno de los militares en un video colgado en las redes.