Una jugadora del Viajes InterRías, equipo de la segunda categoría del fútbol femenino español, dio la espalda a sus compañeras de equipo y a las rivales del Deportivo Abanca en el minuto de silencio que se guardó por Diego Armando Maradona antes del amistoso que les enfrentó.

Paula Dapena, que tiene 24 años, se negó a respetar el homenaje a Maradona y, en señal de protesta, se sentó en el campo, de espaldas al resto, mientras los dos equipos formaban en campo principal de las instalaciones de entrenamiento del Deportivo de La Coruña para recordar al astro argentino.

Un gesto que con el que discrepó la futbolista del equipo pontevedrés, quien explicó a la web PontevedraViva sus motivos a rechazar el minuto de silencio por alguien al que consideró “violador, pedófilo, putero y maltratador”.

La jugadora discrepó de que se guardara un minuto de silencio por Maradona y no por las víctimas de la violencia de género, cuyo día internacional se celebró el pasado miércoles.

Dapena destacó las virtudes futbolísticas de Maradona, pero dijo que al exfutbolista no se le pueden perdonar “todas las barbaridades que cometió fuera del campo“.