Los temores de las consecuencias de la salida de Inglaterra de la Unión Europea no sólo pasan por lo que el Reino Unido pueda negociar por aparte con sus miembros, sino por nuevos movimientos separatistas en las próximas elecciones de Holanda, Francia y Alemania.