Un temblor de 5.6 grados en la escala Ricter, dos veces mayor que los que comenzaron a ocurrir en Oklahoma en este siglo, convenció a las autoridades de los peligros de la extracción de petróleo con agua a presión. El estado clausuró 37 pozos y se esperan más.