El Gobierno español aprobó este domingo un decreto que declara el estado de alarma en todo el país y fija un toque de queda entre las 11:00 de la noche y las 6:00 de la mañana, aunque deja a las regiones la potestad para retrasar o adelantar su activación una hora.

El jefe del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció al término de la reunión del Ejecutivo español, que su intención es que el nuevo estado de alarma destinado a doblegar la segunda ola de la pandemia de COVID-19 dure seis meses, en concreto hasta el 9 de mayo de 2021.

El gobernante español compareció ante los medios para explicar el alcance de la medida aprobada hoy en un Consejo de Ministros extraordinario por un periodo inicial de 15 días, como establece la Constitución española, cuya prórroga deberá aprobar el Parlamento.

El nuevo decreto de estado de alarma fija un toque de queda obligatorio para toda España, excepto las islas Canarias, entre las 11:00 p.m. y las 6:00 a.m.

Las regiones,  según Sánchez, podrán confinar su territorio completo o el de un «ámbito territorial inferior», decisión que deberá tomarse con «sentido común» para que se permitan actividades como acudir al médico, al trabajo o al centro educativo.

De la misma forma, las autoridades regionales podrán limitar la permanencia de personas en espacios públicos o privados hasta un máximo de 6 personas, como ya ocurre en la mayor parte.

Publicidad

Sánchez precisó que el próximo martes el Gobierno decidirá la ampliación de la vigencia del estado de alarma hasta mayo con la finalidad de que esta misma semana la vote el Congreso de los Diputados, algo para lo que ha pedido un «abrumador respaldo» parlamentario.