El gobierno italiano se tomó dos bancos cuyas operaciones habrían causado un hueco de 5 mil 200 millones de Euros.