El debate entre el vicepresidente de EE.UU., Mike Pence, y la aspirante demócrata a la Vicepresidencia, Kamala Harris, transcurrió en un tono más civilizado y con menos interrupciones que el cara a cara presidencial.

Señor vicepresidente, estoy hablando“, dijo secamente Harris cuando Pence intentó interrumpirla mientras hablaba de la COVID-19; a lo que el vicepresidente contestó: “Tengo que intervenir”.

La moderadora del debate, Susan Page repitió en numerosas ocasiones que cada candidato tenía tiempo para responder de manera “ininterrumpida”.

Estos son los principales momentos del encuentro, que se ha celebrado en la Universidad de Utah, en Salt Lake City.

Coronavirus a la sombra de la Rosaleda

Los primeros minutos del debate estuvieron dedicados a la COVID-19, en la que los aspirantes mostraron las grandes diferencias que les alejan.

Harris afirmó que si los expertos lo recomiendan se vacunará contra la COVID-19, pero que no lo hará si el presidente Donald Trump lo pide.

“Si el doctor (Anthony) Fauci (epidemiólogo de la Casa Blanca), si los médicos nos dicen que debemos ponérnosla, seré la primera en la cola para ponérmela, absolutamente. Si Donald Trump nos dice que debemos ponérnosla, no lo haré“, dijo Harris.

Por su parte, Pence defendió su asistencia a un evento hace once días en la Rosaleda de la Casa Blanca, que pudo ser el foco de los contagios entre personal de la mansión y el propio presidente.

No me sermonee

“No voy a sentarme aquí para ser sermoneada por el vicepresidente sobre lo que significa aplicar las leyes de nuestro país”, señaló la senadora por California y exfiscal general de ese estado, después de que el republicano dijese que los demócratas “insultan” a las fuerzas de seguridad cuando afirman que existe racismo sistémico en el país.

Pence también calificó de “insulto” a los policías “cuando (Joe) Biden dice que cree que las fuerzas de seguridad son implícitamente parciales contra las minorías”.

Pence hace política con las víctimas del Estado Islámico

Uno de los golpes bajos del debate fue cuando Pence aseguró que la Administración de Barack Obama (2009-2017), de la que Biden fue vicepresidente, permitió la expansión del grupo terrorista Estado Islámico (EI).

Además, que los padres de Kayla Mueller, una joven estadounidense asesinada por los yihadistas en Siria en 2015, piensan que estaría viva si Trump hubiera estado a cargo cuando fue secuestrada.

“Si el presidente Donald Trump hubiera sido presidente, ellos creen que Kayla estaría viva hoy”, aseguró Pence.

La mosca hipnotizó

La mosca que se posó sobre la cabeza de Pence durante dos minutos y tres segundos se convirtió sin duda en la reina de la noche en las redes sociales en EE.UU. y en la invitada no deseada del debate.

Fotografías desde todos los ángulos del insecto se difundieron en la popular red social y hasta el aspirante demócrata a la Casa Blanca, el exvicepresidente Joe Biden, se sumó a la ola, al publicar una imagen suya con un matamoscas en la mano.

“Contribuye con $5 para ayudar a que esta campaña vuele”, escribió el demócrata, cuyo equipo aprovechó el momento para publicar un tuit con la imagen de un matamoscas y la leyenda: “Ahuyenta moscas y mentiras”.