Los ministros de Relaciones Exteriores, entre ellos el canciller Carlos Holmes Trujillo y delegados del Grupo de Lima, formado por catorce países americanos contrarios al Gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro, instaron este viernes al mandatario a no asumir su nuevo mandato presidencial, cuya legitimidad no reconocerán.

En esa línea, pidieron a Maduro a que respete las atribuciones de la Asamblea Nacional y le transfiera, de forma provisional, el Poder Ejecutivo hasta que se realicen nuevas elecciones presidenciales democráticas.

«La declaración adoptada esta mañana por el Grupo de Lima tiene un mensaje político contundente, donde el principal es el no reconocimiento de la legitimidad del nuevo periodo del régimen venezolano», apuntó el canciller peruano, Néstor Popolizio, quien encabezó la reunión.

Los países reunidos aseguran en la Declaración difundida, que el proceso electoral del pasado 20 de mayo de 2018 en Venezuela «carece de legitimidad» porque no cuenta con la participación de todos los actores políticos, ni con la presencia de los observadores internacionales independientes.

Por lo tanto, aseguraron que dicho proceso electoral no contó con «las garantías y estándares internacionales necesarios para un proceso libre, justo y transparente».

Asimismo, ratificaron su «pleno respaldo y reconocimiento» a la Asamblea Nacional venezolana, que dirige la oposición y de la que dijeron fue elegida «legítimamente» el 6 de diciembre de 2015 como órgano constitucional.

Finalmente, ratificaron que continuarán impulsando las iniciativas de la Organización de los Estados Americanos (OEA) y el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (ONU), «para coadyuvar al restablecimiento del orden democrático y el respeto de los derechos humanos en Venezuela».