El reportero danés Rasmus Tantholdt estaba informando en vivo para la televisión de su país, cuando guardias de seguridad qataríes se acercaron repentinamente e interrumpieron la transmisión.

“¿Por qué no podemos filmar? Es un lugar público”, le pregunta el periodista a tres hombres que bajaban de un carrito de golf.

“Señor, ustedes invitaron a todo el mundo a venir aquí, ¿por qué no podemos hacerlo? Es un lugar público”, continuaba Tantholdt mientras uno de los hombres intenta romper la cámara.

El periodista le presentaba su credencial de prensa a un policía para demostrarle que tenía todos los documentos en regla. “Tu puedes romper la cámara, ¿quieres romper la cámara?”, le reprochó a uno de los guardias que amenazó con destruirla si seguía filmando.

Tantholdt publicó posteriormente que, tras viralizarse el episodio, recibieron una disculpa rápida de la Oficina Internacional de Medios de Qatar y del Comité Supremo.