Catholic Charities, una entidad que provee albergues para los habitantes de calle en Las Vegas, tuvo que cerrar sus instalaciones debido a que uno de ellos dio positivo por coronavirus y cerca de 500 personas quedaron a la deriva.

Otro refugio cercano -con más espacio físico- recibió a varios de ellos, pero la cantidad de personas desbordó su capacidad por lo que debieron buscar otras alternativas, indica CNN.

Por ello las autoridades de Las Vegas y Clark County decidieron utilizar el parqueadero del Cashman Center, un espacio que usualmente se adapta para grandes convenciones y eventos deportivos, para dar posada a los habitantes de calle.

El domingo 29 de marzo las autoridades locales comenzaron a disponer de una alfombra y unas colchonetas,  para que las personas que pasara allí la noche se quedaran, sin embargo, poco tiempo después se dieron cuenta que la alfombra podría ser más perjudicial que benéfica debido a la complejidad de desinfección que conllevaba, indicó Las Vegas Review-Journal.

Por ello, el lunes, cientos de voluntarios pintaron en el piso unas marcas para que cada persona tomara un lugar con dos metros de distancia a su vecino más próximo. Las imágenes generaron indignación teniendo en cuenta que Las Vegas tiene miles de habitaciones de hotel desocupadas en estos momentos.

David Riggleman, director de comunicaciones de la ciudad, le aseguró a CNN que están haciendo lo mejor que pueden con la emergencia que provocó el cierre de Catholic Charities.

“Creo que todo el país se ha dado cuenta de que no podemos manejar la situación en la que estamos. No solo los habitantes de calle, esto ha sobrepasado todos los recursos y cada uno está haciendo lo mejor que puede”, dijo Riggleman.

Cashman Center tiene un edificio que se usa como parte de las convenciones multitudinarias que allí se realizan, sin embargo, el vocero de la ciudad indicó que no estaba disponible para los habitantes de calle debido a que había sido reservado como espacio hospitalario temporal para ayudar con el gran flujo de enfermos en los centros médicos.

Se espera que el refugio de Catholic Charities se vuelva a abrir pronto para dar solución a esta problemática que ha generado mucha polémica en Estados Unidos.