Haití emitió una alerta naranja  ante la llegada de una tormenta tropical y se preparaba para proteger a sus habitantes de las fuertes lluvias y ráfagas de vientos.

«Lo que realmente se debe temer es la sucesión de desgracias que siempre puede ocurrir cuando un acontecimiento como éste golpea al país«, dijo Jerry Chandler, director del cuerpo de Protección Civil de Haití.

Las autoridades haitianas planean abrir refugios en el norte del país, que sería la zona más afectada por el mal tiempo, pero prevenir infecciones en estos espacios plantea un desafío importante.

El COVID-19 ha causado hasta el momento 7.400 contagios y 158 muertes en el país caribeño.

Los primeros efectos de la tormenta se sentirán al mediodía del jueves y es probable que las perturbaciones, que se intensificarán hasta el viernes por la mañana, causen inundaciones y deslizamientos de tierra.

Publicidad

Todos los años entre junio y noviembre Haití está bajo la amenaza de los ciclones, pero las fuertes lluvias son suficientes para damnificar la vida de los más vulnerables.