La empresa familiar de Donald Trump (Trump Organization) fue acusada de, aparentemente, alterar los impuestos de al menos seis de sus propiedades con el objetivo de reforzar sus resultados en la obtención de préstamos.

Estas propiedades corresponden a clubes de golf en el condado Westchester, Nueva York, y Escocia; y edificios como el 40 Wall Street en Manhattan y la Trump Tower.

La fiscal de Nueva York, Letitia James, fue quién hizo esta acusación y afirmó que ‘necesita el testimonio de Trump y dos de sus hijos’ para comprobar la veracidad de esos costos fiscales.

Esta es la primera citación que hace la oficina judicial neoyorquina contra la empresa privada del exmandatario de Estados Unidos.

La cadena de denuncias ocurre en el momento en que Donald Trump decide emprender acciones legales para impedir que la fiscal lo cite a declarar a un interrogatorio bajo juramento.

Conozca más: Toman foto de Novak Djokovic en avión rumbo a Serbia sin tapabocas

‘Agentes de negocio’ de Sr. Trump

La Fiscalía dice que la esposa de Donald Trump, Ivanka, también participó en el negocio como agente del difunto Fred Trump, padre del expresidente y fundador de la agencia immobiliaria.

Letitia James argumenta que Ivanka Trump fue un enlace clave con el banco Deutsche Bank, mientras que docenas de empleados de la empresa que ahora comanda su esposo han testificado a favor de las declaraciones de impuestos de Donald.

Las aparentes declaraciones erróneas que investiga la Fiscalía de Nueva York, incluyen:

  • El tamaño del pent-house de Trump Tower.
  • Clasificación errónea de los activos fuera del control de Trump o de la Organización Trump como ‘efectivo’, alterando su liquidez.
  • No descontaron ingresos y gastos futuros al valor presente de las valoraciones fiscales de Trump.
  • No información que ciertos montos de valuación fueron inflados por un costo ‘no revelado por el valor de la marca’.