Un barco mercante griego que naufragó hace más de 2.400 años, la embarcación intacta más antigua del mundo, ha sido hallado en las costas búlgaras, informó el equipo anglo-búlgaro que estuvo a cargo de este proyecto.

Los expertos del llamado Proyecto Arqueológico Marítimo del Mar Negro localizaron la nave durante una observación de un zona de 2000 kilómetros cuadrados en el mar Negro.

Una pequeña pieza del barco fue tomada como muestra para someterla a una prueba de carbono por parte de la Universidad inglesa de Southampton, que estableció que data muy probablemente de unos 400 años antes de Cristo.

El proyecto informó que los arqueólogos estuvieron tres años peinando las profundidades del mar con unas cámaras para aguas profundas y a control remoto, capaces de tomar imágenes de alta definición desde una distancia de dos kilómetros bajo el mar.

El timón y los bancos de remo permanecen intactos, según los expertos, cuyos trabajos de exploración han permitido hallar más de 60 barcos en los últimos años, entre ellas embarcaciones romanas.

Este mercante, de 23 metros, es uno de varios buscados en el Mediterráneo y en las costas del mar Negro.

Se estima que la embarcación es del año 480 A.C. y todavía se desconoce cuál era su carga, según los arqueólogos, que admitieron necesitar más financiación para volver al lugar para proseguir la investigación.

La conservación de esta pieza responde a las condiciones del agua del mar, libre de oxígeno, lo que permite preservar material orgánico durante miles de años, según el grupo.

El investigador principal del proyecto MAP, Jon Adams, se ha mostrado asombrado por el hallazgo de la pieza.

«Un barco que haya sobrevivido intacto desde la época clásica, yaciendo bajo una capa de agua de dos kilómetros, es algo que yo nunca habría pensado que fuera posible», enfatizó el científico.

«Esto va a cambiar nuestra manera de comprender la construcción y navegación marítimas en el mundo antiguo», añadió.