Una investigación halló restos que podrían corresponder al mítico templo fenicio-púnico de Melquart y de Hércules en Cádiz (sur de España), un hallazgo que, de confirmarse, podría resolver una de las grandes incógnitas de la arqueología.

La estructura, hallada en una zona entre las localidades de Camposoto y Sancti Petri y ubicada a una profundidad de entre cinco y tres metros, tiene unas dimensiones de 300 metros de largo y 150 de ancho.

La ubicación se localizó gracias a unos trabajos de teledetección realizados por Ricardo Belizón Aragón y Antonio Sáez Romero, de la Universidad de Sevilla (Andalucía), que han escudriñado imágenes aéreas de la zona, desde documentos del Instituto Geográfico Nacional a ortografías de un vuelo americano de 1956 y las han sometido a procesos digitales que han permitido visualizar la estructura y muchas otras.

Le puede interesar: El orden de los síntomas del COVID-19 cambia según la variante, afirma estudio

El templo de Hércules a través de la historia

Por lo anterior, el lugar y las características en el que se localizaron los posibles restos del buscado templo de Hércules, sometido al vaivén de las mareas, lo que dificulta las investigaciones, corresponde con las descripciones que de este mítico espacio reflejaron en sus textos autores clásicos como Estrabón, Posidonio o Filostato, entre otros, que situaban el famoso santuario en un entorno cambiante, sujeto a las mareas y cerca de la costa.

Vea también: Luis Alberto Posada es grabado besando apasionadamente a un hombre

Desde el siglo XVIII se han ido localizando restos (monedas, esculturas) que confirmaban que el templo buscado estaba en esa zona y desde los años 70 del siglo XX se han realizado diversas intervenciones arqueológicas y sondeos que han servido para ubicar otros restos, pero no para localizar el templo de Hércules.

Sin embargo, la investigación que se ha desvelado cree haber dado con la plataforma en la que estaba este buscado templo.

“Somos científicos, el tiempo y la investigación nos dirá si es o no es”, afirmó el investigador Ricardo Belizón.