Los pacientes tratados con cloroquina o hidroxicloroquina, especialmente por enfermedades autoinmunes, no se vieron menos afectados por las formas graves de la COVID-19 durante la pandemia, según un estudio francés publicado el martes.

Este estudio, llevado a cabo entre casi 55.000 pacientes, «no sugiere que el uso de antipalúdicos de síntesis (APS) a largo plazo tenga un papel preventivo en cuanto al riesgo de hospitalización, intubación o muerte relacionada con la COVID-19», indicaron sus autores.

Los autores estudiaron los casos de pacientes a quienes se les prescribieron al menos seis tratamientos de hidroxicloroquina o cloroquina entre el 1 de enero de 2019 y el 15 de febrero de 2020.

La hidroxicloroquina, derivado del antipalúdico cloroquina, se receta en especial para tratar enfermedades autoinmunes como el lupus y la poliartritis reumatoide.

Los resultados incluso apuntan a un «sobrerriesgo de hospitalización, intubación y muerte debido a la covid-19 entre los pacientes bajo APS a largo plazo respecto a la población francesa».

Pero los análisis sugieren que esto se debe a «las características asociadas a la patología crónica subyacente», sobre todo al tratamiento asociado con «corticoides orales, más bien que a la exposición a los APS», según el estudio realizado por la estructura sanitaria francesa Epi-phare.

La mayoría de ensayos clínicos con hidroxicloroquina fueron interrumpidos a finales de mayo, después de que varios estudios apuntaran a su falta de beneficios frente a la covid-19, como fue el caso del amplio estudio británico Recovery.