18/10/2017 

La viuda y el hijo de Pablo Escobar están en la mira de las autoridades por sus vínculos con José Bayron Piedrahita, uno de los grandes financistas de la llamada Oficina de Envigado.

Tras la captura de Piedrahita, el 29 de septiembre pasado, las autoridades encontraron un documento que señala a María Isabel Santos y Sebastián Marroquín, la viuda y el hijo del extinto capo Pablo Escobar, como los responsables de vincular a Piedrahita como inversor de un proyecto en Buenos Aires en el que se investiga una millonaria operación de lavado de activos a través del empresario inmobiliario Mateo Corvo Dolcet.

Madre e hijo recibirían a cambio una comisión del 4,5 %.

Ahora se indaga si el dinero que Piedrahita inyectó al proyecto es de sus negocios como ganadero o de sus actividades ilegales.

Nury Rojas CM&