La noche de las elecciones terminó sin una intervención pública de Hillary Clinton, la candidata demócrata derrotada en las urnas por Donald Trump, ahora presidente electo.

Clinton acudió nueve horas después de hacerse oficial su derrota para felicitar públicamente a Donald Trump y asumir su fracaso. «Debemos aceptar el resultado y mirar al futuro. Donald Trump será nuestro presidente», aseguró.

La excandidata agregó que lamenta mucho «no haber ganado esta elección. Gracias por permitirme ser su candidata, ha sido uno de los mayores honores de mi vida».

Clinton les recordó a sus simpatizantes que la elección no se trataba de sólo un día, sino que era una lucha constante.

Publicidad

Hillary Clinton lo tenía todo para ganar: el favor de su partido desde antes de comenzar las primarias, tres décadas de servicio público y el impulso de un popular presidente. Sin embargo no fue suficiente para llegar a la Casa Blanca.